WEBSITE ACROL

La Asociación de Ganaderos Criadores de la raza ovina Lojeña del Poniente Granadino es una organización de criadores de pura raza, sin ánimo de lucro, cuyo fin es la defensa, promoción y difusión de la raza ovina Lojeña. Nuestra raza ha sido recientemente reconocida oficialmente en el Catalogo Oficial de Razas de Ganado de España (Anexo I del Real Decreto 2129/ 2008, de 26 de septiembre, por el que se establece el programa nacional de conservación, mejora y fomento de las razas ganaderas). La asociación de criadores se fundó el 10 de diciembre de 2007, habiendo sido reconocida oficialmente para la llevanza y gestión del Libro genealógico de la Raza, según Resolución de 2 de junio de 2008 de la Dirección General de la Producción Agraria de la Consejería de Agricultura y Pesca.

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19

Ganaderos y criadores de la Raza Ovina Lojeña, una especie autóctona en peligro de extinción, participan en un proyecto europeo, denominado "Life+GreenWoolf", centrado en la obtención de fertilizante ecológico a partir de la lana de su cabaña ovina.

Este proyecto fue presentado en Madrid en una reunión en la que FEAGAS se encargó de la coordinación de la misma, y de la que dimos información en su día (http://feagas.com/index.php/es/component/content/article/76-feagas/26115-respo#.VbdT0_ntmko). (Las imágenes corresponden a aquella reunión).

El colectivo ganadero prevé obtener más de 200.000 litros de abono ecológico a partir de una producción de lana de 100.000 kilos aproximadamente.

El presidente de la Raza Ovina Lojeña, Juan Antonio Moreno, ha explicado a Efe que se trata de "una iniciativa muy rentable debido al escaso valor de la lana en la industria textil", y añade que la lana de la raza ovina Lojeña, una vez transformada en biofertilizante, alcanzaría un precio en el mercado de 500.000 euros frente a los 50.000 euros de la lana convencional.

Este proyecto europeo, en el que participan otras razas como la Merina y la Assaf, pretende recuperar la lana "sucia", es decir, la de menor valor para la industria textil, como abono ecológico a través de un proceso sostenible.

Moreno ha anunciado que en octubre técnicos italianos se desplazarán a la localidad granadina de Loja para dar a conocer y explicar el funcionamiento "in situ" de la conversión de la lana en fertilizante orgánico a través de un proceso denominado hidrólisis verde.

Desde la Asociación de Ganaderos explican que este proyecto europeo encaja muy bien con los objetivos de la Asociación.

"Hasta ahora la lana se está vendiendo a bajo precio y apenas cubre el coste de la esquila, por lo que la venta de lana para tejidos naturales es una buena opción que cubriría parte de los costes que supone la esquila de las ovejas", describe Moreno.

El resto de lana, es decir, la de menor valor, podría destinarse a la producción de fertilizante ecológico.

Según las estimaciones del colectivo ganadero, la raza ovina Lojeña produce más de 100.000 kilos de lana con un precio en el mercado de unos 45 a 50.000 euros.

Su conversión en fertilizante le otorgaría un valor de hasta 500.000 euros.

"Por cada kilo de lana, cuyo coste sería de aproximadamente un euro, se obtendrían dos litros de biofertilizante que en el mercado alcanzaría un precio de hasta cinco euros", explica.

La raza ovina Lojeña es una especie autóctona en peligro de extinción y que se encuentra en vías de recuperación y conservación.

Cuenta con una cabaña de unas 45.000 cabezas de ganado de las cuales 10.000 están inscritas en el Libro Genealógico de la Raza Ovina Lojeña.

La zona de producción de la raza se encuentra localizada principalmente en los municipios de Loja, Alhama de Granada, Zafarraya y Salar, además de las sierras de Parapanda (Íllora), Villanueva del Trabuco (Málaga) y María (Almería), donde también residen algunos núcleos de población de esta raza y de ganaderos que pertenecen a la Asociación.